La experiencia de La Foresta,una unidad productiva recuperada

la foresta

Ocupar, resistir, producir

 

La Foresta es una cooperativa frigorífica recuperada cuya historia data de hace más de 20 años: en 1999 se declaró la quiebra de La Foresta S.A y en el 2005, se realizó la última faena bajo conducción empresarial. En esos seis años, la planta se alquiló a diferentes firmas y los trabajadores y las trabajadoras fueron perdiendo la continuidad laboral a medida que se sucedían las distintas empresas.

La organización de las/os trabajadores/as se sintió: “comenzamos a transitar la consigna que sintetiza la acción del movimiento de empresas y fábricas recuperadas a nivel nacional: ocupar – resistir – producir”, cuentan. “La ocupación de la planta no solamente significó el cuidado del establecimiento, sino la decisión de avanzar en la recuperación de la producción por parte nuestra. Los trabajadores resistimos desalojos y el remate de la planta. Nos organizamos en cooperativa de trabajo y salimos en busca de la ley de expropiación. La primera norma fue aprobada por el Concejo”, dice Marcelo Jaquet, trabajador y socio de La Foresta.
Tras 10 meses de permanecer cerrada, el 28 de febrero La Foresta volvió a producir. La incidencia territorial y la responsabilidad política es clara: “un frigorífico contra el hambre”, remarcan en las entrevistas y diseñan propuestas para que los y las vecinas puedan pagar “la mejor carne al mejor precio”. Al mismo tiempo, se denuncia un sistema de concentración de la tierra y la carne vacuna, que propone la ganancia basada en la exportación, lo que equivale a la extranjerización del modelo productivo.

Lo destacable de las cooperativas y las recuperadas es que van más allá de la dinámica comercial y de la ganancia: la discusión es sobre el modelo social y productivo y sobre el rol estatal. Dice Marcelo: “nos parece más correcto disputar la comercialización con los supermercados que entrar en ellos. Eso se puede hacer con las ferias populares, los almacenes agroecológicos” pero también “el Estado tiene que intervenir para planificar la alimentación de los argentinos (…), no alcanza con dar de comer, se trata de alimentar bien”.

Lucía Sánchez Barbieri /El Grito del Sur

 

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s