Nos han declarado la guerra

Hace algunas décadas, Joan Manuel Serrat compuso en catalán una vibrante canción llamada Pare (Padre), que en su tramo final decía: Padre / Mañana del cielo lloverá sangre / El viento lo canta llorando / Padre / Ya están aquí / Monstruos de carne / Con gusanos de hierro / Padre / No tengáis miedo / Decid que no / Que yo os espero / Padre / Que están matando la tierra / Padre / Dejad de llorar / Que nos han declarado la guerra

El vibrante alegato de Álvaro García Linera durante la conferencia de prensa en la que proyectó un video del ultraje  sufrido por una alcaldesa cochabambina, apunta contra la violencia fascista que busca derrumbar el proceso de cambio boliviano y es parte de una escalada de la derecha continental contra los pueblos, una ofensiva que es sinónimo de muerte, de ignominia, de pauperización, de conculcación de derechos.

nos han declarado la guerra

No habían cerrado las elecciones bolivianas cuando el impresentable canciller ¿argentino? Jorge Faurie y los fantoches del grupo de Lima, todos al amparo del establishment estadounidense, reclamaban una segunda vuelta que los hechos han probado innecesaria. Faurie y los suyos son tan culpables de la insurrección fascista como Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, a los que denuncia García Linera.

 

En Chile, donde rige una dictadura de hecho, mientras los grandes medios cierran el ingreso de la realidad y la clase política ensaya pasos de minué (permiso, usted primero, me permite esta vuelta), los carabineros reprimen con ferocidad, asesinan, hieren, violan a un pueblo harto de vivir en la sociedad de mercado creada por el pinochetismo.

Brasil aún calla, sometido al dominio de un matón lumpen que avergüenza a Latinoamérica y a la vergonzosa prisión de Lula, que por primera vez le dio dignidad a los excluidos de una sociedad desigual y racista.

 

En la Argentina, ya han rodeado la plaza y tienen francotiradores apostados en lugares estratégicos. Han hecho saber que no darán tregua. Salvando las distancias históricas y de otro tipo, lo habían hecho ya cuando Salvador Allende asumió la presidencia para terminar volteándolo tres años después.

 

Hace un siglo y medio, Carlos Marx había calificado a las furias del interés privado como las pasiones más violentas, mezquinas y repugnantes que anidan en el alma humana.

Eso es lo que está en juego. La derecha latinoamericana, la gran burguesía de la región que se siente representada en la ideología neoliberal, jamás cederá de buena gana sus privilegios, jamás consentirá la autodeterminación de nuestros pueblos ni la construcción de sociedades plurales, democráticas y libres que hagan retroceder la lógica del mercado o contravengan la acumulación del capital. Y para ello recurrirán a todos los medios, todos: la mentira y la difamación repetidas hasta el hartazgo, el sabotaje, la persecución política, mediática y judicial, el entrenamiento de las “fuerzas del orden” para mantener el miedo entre los indecisos y reprimir a los convencidos.

la guerra

Las imágenes exhibidas por García Linera, como las que vienen del otro lado de la cordillera, son estremecedoras. Nadie puede ser indiferente. Aunque sólo fuera por eso, porque la reconstrucción de la Argentina es impensable sin un entorno regional distinto.

Guillermo Wolff

 

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s