La vivienda no puede ser un negocio

En la calle Santa Cruz 140 del barrio porteño de Parque Patricios  hay un edificio con 105 familias a punto de ser desalojado por el Gobierno de la Ciudad, con lo cual 130 niños y niñas quedarían sin vivienda. Fue tomado en 2002  y desde entonces los vecinos resistieron varios intentos por expulsarlos del lugar, con el respaldo de la Liga Argentina por los Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo. La organización es asamblearia para la toma de decisiones y cuentan con delegados y delegadas por piso.

En 2002 la fábrica textil Celsa presentó la quiebra. La manzana fabril comprendía las calles Santa Cruz, Uspallata, Juan Carlos Gómez y Finochietto. Ileana, una de las habitantes del lugar describe el proceso que se inició a partir de entonces: “Entre 2002 y 2006 el edificio se destinó a la vivienda social, habiendo estado deshabitado tantos años se hizo una puesta en valor, y luego un acondicionamiento para que las viviendas fueron lo más dignas posible. En 2010 nos anoticiamos mediante el síndico de nuestra unidad funcional de que el edificio entraba en subasta, quisimos comprarlo, pero nuestras precarias economías no lo permitieron. Por lo tanto, intentamos evitarla. Es importante señalar que quienes se acercaron con intención de compra al ver que estaba habitado huían despavoridos”.

En 2014 se constituyó una cooperativa con el nombre Papa Francisco”, con el objetivo de acceder a los créditos que otorga la Ley 341, mediante el Instituto de Vivienda de la Ciudad. Hasta hoy no hay respuesta alguna por parte del Estado.

Parque Patricios2

Leonardo Ratuschny, es un empresario de la zona que mantiene turbias relaciones comerciales con el Gobierno de la Ciudad. Ileana cuenta: “No pudimos frenar la subasta y se vendió en bloque a Ratuschny por $1.550.000, quien inmediatamente inició juicio por desalojo. Allí comenzó nuestro camino de lucha y organización.  La situación actual  es de aparente calma, pero está claro que puede desatarse la violencia y la policía de Horacio Rodríguez Larreta no se caracteriza precisamente por ser dialoguista.  Cabe destacar que entre las 105 familias hay 131 menores, de los cuales 90 tienen menos de 13 años, y 15 no han cumplido todavía dos años.

En el sitio web del Observatorio de Derecho de la Ciudad en relación a esta problemática se informó que Ratuschny valuó el edificio en $30.000.000. En ese momento el Tribunal de Tasaciones de la Nación, mediante  la entonces Secretaría de Hábitat, lo valuó en $8.000.000, y una inmobiliaria de la zona en $15.000.000. Por supuesto que no se pudo arribar a un acuerdo.

parque patricios1

Sobre la situación judicial Ileana dice: Nuestro juicio  de desalojo ya terminó y apelamos la decisión del Juez de legitimar a Ratuschny como único dueño, cuando vivimos desde antes allí. El 4 de junio el magistrado, de apellido Césari,  nos otorgó una prórroga por un plazo de dos meses, pero nuevamente el Gobierno de la Ciudad puso trabas. Pretenden separarnos, pero las 105 familias queremos seguir juntas. Los últimos dos meses, estuvo mediando la Defensoría del Pueblo. Se nos acaban los recursos, y no hay soluciones.  Mientras tanto, vivimos con miedo a la intemperie, que amenaza a nuestros hijos

Fuente: AnCap
Texto: Federico Paterno
Fotos: Pichon y Arveja Esperanza

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s