El club de los plutócratas

Como todos los años desde que fuera fundando en 1954 por David Rockefeller, en 2019 la élite globalista realizó su encuentro Bilderberg. La reunión finalizó el 2 de junio en Montreux, una información que se mantuvo prácticamente en secreto hasta estos últimos días.

bildergerg

 

Entre los alrededor de 130 invitados, procedentes de 23 países,  se destacan el oscuro ex secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; el rey de Holanda, Guillermo Alejandro; el presidente de Goldman Sachs; el presidente del Foro Económico Mundial; ex directores de la CIA y el MI6 británico; presidentes de las principales petroleras (British Petroleum, Shell, Total); presidentes de bancos internacionales (Goldman Sachs, Deutsche Bank, Santander, Lazard, KBC, Credit Suisse); CEO’s y editores de medios de comunicación globales (Turner, The Wall Street Journal, The Washington Post, The Economist, Bloomberg, PRISA); altos directivos de Google y Facebook; el presidente de la Ford Foundation; el director general de la UNESCO; el asesor y yerno de Donald Trump, el ultrasionista Jared Kushner; entre otros.

Los temas que preocupan a la élite y fueron abordados en la reunión de Bilderberg 2019 están vinculados con un orden estratégico estable, el cambio climático, la situación de China y Rusia, el futuro del capitalismo, el Brexit, la ética de la inteligencia artificial, los medios de comunicación social y las cyberamenazas.

Estos temas están a su vez interconectados y vienen siendo motivo de interés de los encuentros Bilderberg. La emergencia de China como potencia económica y la de Rusia (como potencia militar) suelen ser tópicos a tratar todos los años. Al ser Bilderberg una reunión de socios de la OTAN, no hay representantes de estos dos países, los que son vistos como amenazas por la élite globalista. Esto explica la presencia de James Baker,  director dentro del Departamento de Defensa de los EEUU, responsable de proporcionar al secretario de Defensa evaluaciones comparativas de las perspectivas de las capacidades militares de los Estados Unidos en relación con otros actores.

El surgimiento de nuevos nacionalismos de matriz aislacionista y enfrentados al proyecto de la Unión Europea, un fenómeno que va también de la mano con el Brexit, es motivo de preocupación. Junto a estas temáticas que giran en torno a las distintas estrategias geopolíticas también año tras año se estudia como preponderante el plano tecnológico en su entrecruzamiento con el plano militar. De allí la presencia de Alex Karp, CEO y fundador de Palantir Technologies, Mustafa Suleyman, cofundador de DeepMind (de Alphabet-Google) y de Metin Sitti, director del Max Planck Institute for Intelligent Systems.

Luego de los avances de China en la conquista del espacio exterior, que incluyeron el descenso de una sonda en la cara oculta de la Luna, y la disputa del espacio en términos bélicos, «La Importancia del Espacio» fue un tema de debate en esta reunión de 2019, lo que explica que hayan sido invitados Matthew Daniels, encargado de tecnología espacial dentro del Departamento de Defensa norteamericano,  James Ellis, del National Space Council y  Peter Warren Singer, politólogo estadounidense,  académico especialista en relaciones internacionales y en «guerras del siglo XXI», estratega de la Fundación New America.

Si en 2018 la presencia discordante fue la del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, en 2019 llamó la atención la de Jared Kushner, yerno y asesor de Donald Trump, quien ha mantenido enfrentamientos con buena parte de la élite liberal globalista.

Como ocurre desde hace décadas, el encuentro Bilderberg contó con la asistencia de Henry Kissinger, responsable de la entronización de gran parte de las dictaduras latinoamericanas de los años 70 y estratega en las sombras de casi todos los gobiernos norteamericanos. El analista y agente de inteligencia ruso, Daniel Estulin, quien ha publicado varios de los principales libros sobre este club elitista, ha dicho: «La única persona que es realmente importante allí es el eterno Henry Kissinger, un representante directo de los Rothschild y B’nai B’rith, planificadores del proyecto global conocido como New Jerusalem. El resto de los participantes son irrelevantes para el futuro del mundo, ya que representan el modelo fracasado liberal-bancario. El mundo lo dominan 300 familias. Los demás, el 2%, trabajan para ellos y se dividen el mundo entre sí».

Fuente: Kontrainfo

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s