PATRONAL Y SINDICATO, UNA ALIANZA MALDITA

Los trabajadores despedidos de la planta automotriz Fiat de Córdoba denuncian que el sindicato (Smata) además de no proteger los derechos del trabajador, “colabora directamente con la empresa en señalar a aquellas personas que resultan molestas o críticas dentro de la fábrica”. En el marco de un crecimiento constante de los índices de pobreza y desocupación, el panorama para este año  ofrece oscuras perspectivas.  

Las automotrices de Córdoba están viviendo una situación lamentable con suspensiones periódicas y unos 1.200 puestos de trabajo perdidos por la paralización de la producción. El año pasado Macri vaticinó inversiones que nunca llegaron. Hace cinco meses Arístides, ex trabajador de la planta automotriz Fiat, fue despedido de su puesto de trabajo. En diálogo con “Enredando las mañanas”, contó su caso.

smata

“Me despidieron en octubre del año pasado en el marco de una reducción de horas trabajadas, también llamadas suspensiones, que están realizando no sólo Fiat sino en el conjunto de las automotrices. Han avanzado con muchísimos despidos en la fábrica, enmascarados en un supuesto retiro voluntario.”

“Aunque no parezca, los despidos terminan siendo masivos porque se realizan a cuentagotas. En la fábrica anunciaron que se abría el ‘retiro voluntario’ en la empresa y la oficina de recursos humanos hizo el ofrecimiento, que significa que  pagarán lo que corresponde por ley, más 4 o 5 sueldos aproximadamente. Por la situación que está viviendo el país, son muy pocos los que aceptan”.

“Ya en septiembre la cosa se puso más áspera. En mi caso yo estaba trabajando como cualquier otro día y me vinieron a buscar en un auto y me llevaron a la garita de seguridad que está en la puerta de la fábrica. Ahí, uno de recursos humanos me dijo que iban a prescindir de mí y si aceptaba en ese momento me pagaban unos sueldos más y, si no, me llegaría un telegrama sólo con lo que corresponde por ley. Es brutal el sistema, ni siquiera te dejan despedirte de tus compañeros.”

“Más allá de mi caso en particular,  estaba leyendo en la publicación ANRed, que durante el 2018 se produjeron en el país más de 1.000 despidos por día. Es impresionante lo que está pasando en este momento no sólo con los índices de pobreza sino también con el desempleo. Hay que tener en cuenta que la producción que se realiza en Fiat, y en la mayoría de las automotrices en la Argentina, se exporta a Brasil en un 70% aproximadamente. Por eso, en realidad, la crisis de las automotrices en el país comenzó un poco antes del gobierno de Macri: alrededor del 2011 producto de la crisis de Brasil y se agravó mucho más luego del 2015.”

“En ese marco empiezan con las suspensiones, que implican que al trabajador se le pague un 70% del sueldo. Es decir, un empleado suspendido trabaja dos o tres días por semana normalmente, y esto tiene un impacto importante cuando se cobra la quincena.”

“Lo primero que uno se pregunta en todo esto es ¿dónde está el sindicato? El Smata no sólo no cumple su rol de defensa de los derechos de los trabajadores, tanto salariales  como de puestos de trabajo y condiciones laborales, sino que por el contrario colabora directamente con la empresa en señalar a aquellas personas que resulten de alguna manera molestas para la patronal dentro de la fábrica. Hay una complicidad del sindicato.”

“Unos meses antes de que nos despidieran hicimos un quite de colaboración, es decir, durante tres días no trabajamos horas extras cuando la empresa necesitó hacerlas. Fuimos un grupo de alrededor de setenta compañeros porque el comedor de la fábrica, tenía escasa comida para la cantidad de trabajadores que almorzaban y después era prácticamente comida para perros. Casualmente los primeros despedidos fuimos los que hicimos ese quite de colaboración.”

“Cuando fuimos a plantear esta persecución al Smata no hubo ningún tipo de respuesta. El rol de los delegados  dentro de la empresa es el de informar cuando hay suspensiones y cuando no las hay. Su trabajo es meterle miedo a la gente. Es un rol bastante policial, parece increíble porque estamos hablando un sindicato.”

“En ese sentido la situación es desesperante. Hay compañeros que realizan una tarea monótona durante 8 horas y 18 minutos, haciendo exactamente lo mismo todo el tiempo con descansos  bastante cortos y con un salario que, si bien puede estar un poco por encima de la media, no es el  de antes. No somos trabajadores privilegiados.”

“Estos avances de la empresa por sobre las condiciones laborales se entiende a partir de las necesidades empresariales de aumentar los ritmos de producción y de ganancia, pero también de un sindicato que es totalmente sumiso, funcional y cómplice.”

“Yo estuve presente cuando Macri hizo un acto en Fiat con el gobernador Schiaretti y se anunciaron inversiones. Se empezó a trabajar durante un par de meses bastante fuerte porque se comenzó a fabricar un nuevo modelo: el Cronos hasta que empezaron las suspensiones y los despidos. Las inversiones fueron una de tantas mentiras  del gobierno.”

Fuente: Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA)
              Programa raldial “Enredando las mañanas”

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s