UNA LLUVIA DE DESINVERSIONES

Como ha sucedido con otros anuncios y promesas de Mauricio Macri, la “lluvia de inversiones” se convirtió en todo lo contrario: una huida estrepitosa de las grandes empresas que ya no tienen a quien venderle.

 

Según un informe publicado por el diario especializado BAE (Buenos Aires Económico),  solo en los primeros cuarenta días del año en curso, cuatro importantes grupos empresarios se fueron del país. Algunos como General Mills y BRF vendieron sus operaciones. VF anunció que sus marcas Wrangler y Lee se retiran de la Argentina e Hitachi concretó el cierre de sus oficinas en Buenos Aires. Un  indicio claro de que el gobierno de Mauricio Macri ha perdido la confianza del gran capital trasnacional.

Lee Wrangler

En los primeros días de enero, el frigorífico brasileño BRF se desprendió de Campo Austral, la última empresa que tenía en el país. La venta incluyó tres plantas ubicadas en San Andrés de Giles, Pilar y Florencio Varela que,  en conjunto,  poseían una capacidad de faena de 2.300 cerdos por día y podían procesar más de 2.000 toneladas al mes de otros productos, como fiambres, embutidos y paté. Ya había vendido Quickfood (Paty), Avex y las marcas Calchaquí y Bocatti.

campo austral

En un comunicado, Lorival Luz, COO global de BRF, señaló que “la venta de los activos en la Argentina es una etapa importante de nuestro plan de desinversión, especialmente si consideramos la complejidad y diversidad de los activos que estaban en venta. La reducción del endeudamiento es prioridad para BRF y la conclusión de esta etapa confirma nuestro foco en este proceso”.

General Mills es otra compañía que decidió desinvertir en el país. En los primeros días de enero le vendió  La Salteña a Molinos Río de la Plata del grupo Pérez Companc. En abril de 2016 ya había vendido a Bimbo el negocio de pan congelado y medialunas en Argentina. Por entonces,  Sean Walker, presidente de General Mills para Latinoamérica les agradeció especialmente a los empleados: “Han tenido un buen desempeño a pesar las condiciones desafiantes”, les endulzó el oído. Y refiriéndose específicamente a la situación de la empresa añadió en ese mismo año : “Habiendo evaluado nuestro desempeño en el actual ambiente de negocios, determinamos que necesitamos priorizar otras oportunidades de crecimiento dentro de nuestro portafolio latinoamericano”.

Febrero empezó peor. El poderoso holding japonés Hitachi decidió cerrar sus oficinas en la Argentina. La casa matriz hizo conocer su decisión de concentrar el manejo de los negocios en Sudamérica desde Brasil. La producción y comercialización de la marca seguirá vigente, pero a través de distribuidores y licenciatarios.

Por su parte, la estadounidense VF Corporation, propietaria de las marcas Wrangler y Lee, que durante décadas fueron paradigmáticas en el negocio de los jeans, anunció  que finalizará sus actividades en la Argentina en 2019  argumentando  una reestructuración a nivel mundial. Cerrará su planta en la localidad bonaerense de Benito Juárez, donde trabajan 200 personas. La compañía Kontoor, que opera esas marcas de jeanswear, también se va del país y desactivará los locales de venta.

 

 

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s