HAY QUE PARAR LA LEY MONSANTO

Un proyecto de ley retrógrado promueve la concentración de la tierra, la homogeneización de los cultivos y la contaminación genética.

La ley de semillas que ya tiene dictamen de comisiones en Diputados es un clarísimo intento de favorecer a las corporaciones que componen el  agronegocio, algo que se viene padeciendo con el desembarco del transgénico hace poco más de dos décadas e implica aumentar la concentración de la tierra, y por decantación que la producción se consolide en pocas manos, las que cuentan con una abultada cuenta bancaria.

Los puntos principales de la reforma se centran, por un lado, en que en el pago de la semilla, estarán incluidos los conceptos por derechos de propiedad intelectual que la semilla y los productos obtenidos a partir de ella, así como la tecnología incorporada.

Con un enorme recorrido en materia ambiental, Facundo Viola, consultado por “Conclusión”, fue contundente a la hora de definir la médula del proyecto: “La idea oscura de apropiarse de la vida a través de patentes, germina en la indiferencia y en el desconocimiento de quienes somos. Somos Naturaleza, quien se adueña de la semilla se adueña de nosotros mismos, de nuestra historia, del presente y del futuro, cualquiera sea nuestro origen”.

monsanto

Sobre la manipulación de las semillas, sostuvo: “El planeta Tierra las acunó reproduciéndose y recreándose  colectivamente en el entramado del sistema vital al que también pertenecemos. De generarse una ley en este sentido, se creará un estado de desconexión mayor de la población con la vida, además de la homogeneización de los cultivos y la contaminación genética de las variedades nativas y criollas que, lejos de significar progreso, implican un atentado a los bienes comunes. La norma que se pretende aprobar consolida el Modelo Agroalimentario y el paradigma socioambiental-ecogenocida”.

El proyecto de ley,  va a habilitar el poder de policía a una institución conformada por el agro concentrado para verificar si lo sembrado es posesión de la naturaleza o apropiación de un obtentor. Logrará criminalizar inocentes e imposibilitar que cada comunidad, pueda ejercer decisión acerca de con qué se alimenta y qué quiere producir.

Lo que se busca es mayor concentración de riqueza en menos tiempo, potenciando el modelo que invisibiliza los costos en salud humana y ambiental. Por otra parte, acaba con la diversidad de una manera dramática. Pero el enfoque mercantil de la vida siempre encuentra resistencias y seguramente esta vez no será la excepción. En muchos rincones del país, sobre todo en montes, en las sierras, en algunos campos, se le estará resistiendo a esta idea.

monsanto1

La autonomía alimenticia es un claro enemigo de un sistema que aborrece todo aquello que pueda tomar vuelo propio. “La simiente y el alimento como mera mercancía especulativa, requiere el compromiso de todos para crear nuevos paradigmas socioambientales que incluyan de base sistemas agroalimentarios capaces de satisfacer el derecho a la alimentación sana, produciendo alimentos variados y de estación para consumo local”, puntualizó Viola.

“Es nuestra responsabilidad con las generaciones futuras y una cuestión de supervivencia humanaLos mercados globales y el agrococentrado están lejos de resolver los problemas de malnutrición y hambre. Por contrapartida, los mercados territoriales locales, cada uno con su identidad y diversidad, son la herramienta de resistencia”, concluyó.

 

Fuente: Conclusión

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s