La leche derramada        

 

Centenares de puestos de trabajo perdidos y productores arruinados es el saldo de una política lechera que solo beneficia a los grandes jugadores.

tambo6

Las políticas neoliberales de la dictocracia macrista han repercutido duramente en los pequeños productores lecheros. La megadevaluación, la inflación descontrolada y la falta de una política productiva que beneficie a los más débiles del mercado han determinado el cierre de numerosos establecimientos. Según un informe del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) un total de 602 tambos cerraron en lo que va de 2018, un decrecimiento del orden del 6,3% si se compara con el año anterior. De tal manera de las 11.326 unidades productivas existentes en 2017 se pasó a 10.722 a fines de agosto del año actual.

Lo peor de esa situación es que las vacas lecheras son enviadas a los frigoríficos para ser sacrificadas, lo cual implica que llevará años la recuperación de la actividad. Paradójicamente, la Argentina es uno de los países del mundo donde los consumidores pagan el precio más alto, alrededor de 0,90 centavos de dólar por litro.

En lo que hace al rodeo lechero, el relevamiento indica que la reducción interanual en el número de cabezas es del 7,2%, siempre en relación con 2.017, al registrarse 1.595.000, de acuerdo a los datos proporcionados por el Senasa.  El estudio señala además que, por su estructura productiva, Santa Fe es la provincia que contiene la mayor cantidad de tambos con 3.680, equivalente al 34,3%, pero Córdoba tiene una mayor capacidad productiva, dado que los establecimientos allí radicados son de mayor tamaño y cuentan con un mayor número de animales.

En el orden nacional, Santa Fe y Buenos Aires perdieron participación en el número de tambos debido a las consecuencias de las condiciones climáticas adversas, como sequía e inundaciones.  Otro dato significativo proporcionado por el estudio establece que los establecimientos que producen menos de 2.000 litros diarios representan el 52,8% de las unidades productivas y aportan el 18,6% del total. En cambio, los que tienen un rinde de más de 10.000 litros diarios, representan  sólo el 3,3% del total y aportan un volumen de leche del 19,2%. Los 360 tambos más grandes –con un promedio diario de 15. 545 litros, aportan la misma cantidad que los 5.800 más pequeños. Las cifras expuestas demuestran claramente la indefensión de los productores más chicos que reciben aproximadamente el 20% del precio del producto en las góndolas de los supermercados.

 

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s