TODO ESTÁ GUARDADO EN LA MEMORIA         

      Mario es jubilado de la industria textil, confiesa “setenta y tantos años” y recuerda borrosamente una experiencia que, sin embargo, cree que puede constituir “una propuesta válida” en la pelea actual contra los tarifazos impuestos por el gobierno de los ricos.

“No recuerdo bien si fue en 1959 o 1960 y nunca lo sabré, salvo que algún memorioso me lo confirme, porque los datos no se pueden conseguir ni en Google. El tema es que las tarifas de electricidad se habían ido por las nubes, se hacía difícil pagarlas, y la organización popular era fuerte. Por entonces, el Partido Comunista, el Socialista –que estaba en un proceso de ruptura con su pasado gorila- y el peronismo combativo movilizaban miles de jóvenes y tenían una fuerte inserción en los barrios populares. Así se fue gestando y creció de una manera para muchos inesperada, un movimiento que planteaba el no pago de las tarifas. En todo el conurbano bonaerense –y especialmente en el oeste- comenzaron las asambleas para masificar la cosa y se fueron llevando a cabo tareas propagandísticas que fueron muy bien recibidas por los vecinos.  Había un periódico barrial que se llamaba “Pueblo mío” que era muy leído y le daba una amplia difusión a todas las actividades. Entre otras cosas, se había resuelto imprimir unas franjas que después se pegaban en los medidores de luz y que decían: ‘Clausurado por agio y especulación’”.

manifestacion 60

“Toda esa movida que había empezado tímidamente se fue convirtiendo en una bola de nieve y, contra lo que muchos esperaban, llegaron las facturas y miles de usuarios se negaron a abonarlas, hubo amenazas de corte, negociaciones, pero durante varios meses una gran cantidad de vecinos se mostraron inflexibles. Se consiguieron algunas cosas pero se produjo el desgaste natural que suele darse cuando las peleas se hacen demasiado largas. Además no existía una experiencia en la cual apoyarse para profundizar la lucha. Pienso –finaliza Mario- que la brutalidad del aumento que nos quiere encajar el macrismo permitiría encarar algo parecido. Por supuesto que para hacerlo haría falta la unidad de acción de los sectores populares, la adhesión masiva de los vecinos, y un programa de actividades que permita llegar al no pago, sin saltar ninguna etapa ni forzar situaciones. Algo juega a favor. En aquella época la tarifa era alta pero se podía pagar con muchos sacrificios, hoy –en cambio- es directamente expropiadora del salario o se queda con las ganancias de los pequeños y medianos comerciantes  y no la van a poder afrontar centenares de miles de familias. Por eso creo que la campaña “Si pagamos no comemos” que encara Ganar la Calle, apunta justo al centro del problema. Hay que seguir avanzando en la coordinación, unificar consignas, y también discutir la renacionalización de las empresas de servicios que deben estar en manos del Estado y bajo el control de trabajadores y usuarios”.

Posted in: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s